Odontología restauradora

Si la pérdida de tejido por una caries es mayor y se prevé riesgo de fractura dentaria, el tratamiento restaurador no sólo tendrá que reponer el tejido ausente, sino también reforzar al diente para conseguir un buen pronóstico a largo plazo. En este caso se indicará tratamiento por medio de incrustación o corona y para este objetivo se utilizan diferentes materiales como composite, cerámica, circonio o disilicato.